Alcaldía de Neiva rechaza actos de violencia y discriminación

En la manifestación convocada por estudiantes de la Universidad Surcolombiana se presentaron inaceptables hechos de violencia y discriminación, que merecen el rechazo de la Administración Municipal.
Esmith Duarte Cano, jefe Oficina de Paz y Derechos Humanos

Como garante de los Derechos Humanos participó Esmith Duarte Cano, jefe de la Oficina de Paz y Derechos Humanos de la Administración Municipal, en la manifestación convocada por algunos estudiantes de la Universidad Surcolombiana, con el objetivo de expresar su rechazo a los actos violentos en los cuales falleció el abogado Javier Ordoñez en la ciudad de Bogotá. En medio de la jornada se presentaron algunos hechos vandálicos e incluso actos de discriminación de la Policía hacia la jefe de la Oficina de Paz y Derechos Humanos.


Para Esmith Duarte Cano, los hechos que se presentaron durante el desarrollo de la protesta de los universitarios, fueron desafortunados; “Estos hechos que suceden en la ciudad de Neiva no son de aplaudir. Como administración procuramos evitarlos, pero no fue posible. Esperaremos el balance oficial de las autoridades”, indicó.

Discriminación a jefe de Paz
En dos ocasiones, Esmith Duarte Cano, manifestó haber sido víctima de discriminación y estigmatización por parte de uniformados de la policía y el Esmad, cuando cumplía su rol de vigilancia en el cumplimiento de los derechos humanos a los estudiantes que realizaban la protesta.

Esmith Duarte Cano realizando su papel como garante de los Derechos Humanos


“Cuando regresan las motorizadas, un uniformado se despacha en contra mía y ahí, pues se hacen las denuncias pertinentes, respecto a lo que yo sentí que era una amenaza y un claro acto de discriminación y estigmatización, cuando me dicen que en la alcaldía si me creen mi show, pero que la policía no. Entonces yo denuncié inmediatamente a los medios de comunicación. Yo no respondo con agresiones, respondí con los medios de comunicación, porque ellos se estaban dando cuenta, son testigos presenciales de lo que estaba ocurriendo”, expresó Esmith Duarte Cano.


Antes de esta controversia, se presentó otro suceso en los que motorizados de la Policía se acercaron a la esquina contigua al colegio Liceo Santa Librada y empezaron a indagar a algunos estudiantes y personas que se encontraban observando lo que estaba pasando. Ante esto la jefe de Paz se acercó para comprobar que no se estuviera cometiendo abuso de autoridad.


Las personas que se encontraban realizando presencia en el momento no dudaron en expresar su apoyo a la funcionaria de la Administración Municipal, alegando que como mujer y como garante de los derechos, merecía respeto.

Inaceptable hecho de violencia
En medio de la tristeza por los actos ocurridos durante la manifestación, un agente de tránsito que fue enviado a cerrar la vía para permitir la manifestación, identificado con el número 097, fue tumbado de la motocicleta de una patada por manifestantes, que lo golpean, le tiran piedras y luego prenden fuego al velocípedo en el que se transportaba.


“Por requerimiento de la central nos dirigimos a hacer el cierre de la vía de la carrera segunda, cuando yo iba en la moto se me acerca uno de los manifestantes, me da una patada y me tumba de la moto y de una le echan candela. Agradezco a las personas de los derechos humanos de la Universidad Surcolombiana, quienes fueron los que dentro de la universidad prácticamente me salvaron la vida”, indicó el agente de tránsito en una entrevista a un medio de comunicación.

Administración rechaza actos de violencia
Como Administración Municipal se rechaza todo acto de violencia, “ni acusamos, ni defendemos porque son las autoridades competentes, quienes deben hacer las apreciaciones del caso y lo de su competencia”, señaló Esmith Duarte.


Quien añadió, que en varias ocasiones se hicieron llamados a la calma, tanto a manifestantes como a Policías, pero no fue fácil hacer oír su voz, sin embargo, los estudiantes que no están acostumbrados a este tipo de acompañamientos por parte de la Alcaldía expresaron su respaldo y respeto.

Esmith Duarte Cano, jefe Oficina de Paz