“No a la mendicidad”, la campaña de la Alcaldía de Neiva para no dar monedas a habitantes de calle

La jornada liderada por la Administración Municipal, busca generar conciencia a la ciudadana frente a las implicaciones que trae dar una limosna.

La Alcaldía de Neiva y la Secretaría de la Mujer Equidad e Inclusión, iniciaron este mes la campaña “Di no a la Mendicidad” que tiene como fin sensibilizar a los ciudadanos a que no den dinero a los habitantes de calle, para no incrementar la mendicidad ni la delincuencia.

El programa Casa de Apoyo al Habitante de Calle, en articulación con la Secretaría de Salud, Personería Municipal y Policía Nacional del área Antinarcóticos, vienen realizando estas jornadas en centro de la ciudad.

Estamos brindándole a los transeúntes unos folletos y una sensibilización para que no den una moneda al habitante de calle, sino para que le den un alimento, por ejemplo puede ser un pan, una galleta, una empanada o podemos cargar galletas de leche y cargarla en los carros en vez de darle plata al habitante de calle, mejor poder dar un alimento”, explicó la líder del programa de Habitante de Calle, Heidy Cardozo.


Según la funcionaria, entregar recursos económicos a esta población aumenta los factores de permanencia en la calle, además de que promueve las problemáticas sociales como el microtráfico e inseguridad.

De esta manera, se continuarán realizando las jornadas de sensibilización para que los ciudadanos conozcan la realidad al momento de dar dinero.

“Esta campaña la vamos a hacer todo el resto del año donde vamos a sensibilizar a la comunidad de no dar una moneda al habitante de calle, ya que esto prolonga más su estancia en las calles, la moneda lo que hace es utilizarla para seguir consumiendo sustancias psicoactivas es por eso que se da la estrategia que en vez de darles monedas, se le den galletas” agregó la funcionaria

De acuerdo con cifras de la Alcaldía, en este momento hay alrededor de 412 habitantes de calle en Nieva, 370 de ellos son hombres y 42 mujeres.

La mayoría de estas personas son provenientes de otras regiones del país, en su mayoría de Cundinamarca, Huila, y del vecino país de Venezuela, que de una u otra manera han visto en esta ciudad un buen vividero.

En ese sentido, la Administración Municipal viene desarrollando jornadas de caracterización a todos estos habitantes de calle para tratar de que retomen a sus sitios de origen.